Pasos a seguir para comprar una parcela de agrado en Chile

Una de las inversiones que muchos chilenos se plantean realizar es adquirir un terreno rural. Ya sea porque lo quieren para vivir o generar ganancias a través de él, el proceso de compra puede ser algo engorroso para alguien que nunca lo ha hecho. Una de los aspectos más importantes, explican desde Mundo Parcelas, es fijarse si el sitio tiene un rol asignado.

En Santiago el espacio para vivir se está haciendo cada vez más pequeño. Es por eso que muchos buscan alternativas fuera de la capital, encontrándose con las denominadas parcelas de agrado, terrenos en donde es posible construir viviendas más grandes y personalizadas, eso sí, respetando una serie de reglas.

Pero fuera de las normativas que rigen sobre ellas, existe un gran desconocimiento respecto a cómo proceder al momento de comprarlas. Esto ha llevado a que algunos inescrupulosos se aprovechen de esto y se dediquen a estafar, tal como consigna Diario Concepción.

Para no caer en estos engaños, es necesario investigar muy bien qué hacer a la hora de comprar una parcela.

Preguntar siempre por el rol

Una de las estafas más reiteradas que se da en el mundo de la venta de terrenos, tiene que ver con la adquisición de sitios sin rol. Pero, ¿a qué se refiere este término?

Para entenderlo, es necesario saber cómo nace una parcela. Esto sucede, por ejemplo, cuando el dueño de un terreno de 10.000 m2 desea dividirlo con motivos de venta, la ley le permite hacerlo en dos partes de mínimo 5000 m2. Cuando se cumple con ese y otros requisitos, se puede asignar un rol.

“Muchas personas otorgan mayor importancia al rol de un terreno, que a un título. En parte tienen razón, ya que el rol es lo último que se hace en el proceso de subdivisión, por lo que cuando una propiedad ya tiene el rol asignado, es cuando la ya se encuentra conforme a Derecho. El único objeto del rol, es poder asignarle un número a la propiedad para el pago de impuestos o contribuciones en este caso”, explica Juan Fonseca, director de Mundo Parcelas, empresa experta en parcelas de agrado.

Consultar los títulos en el Conservador de Bienes Raíces

Otro paso importante a la hora de adquirir una parcela es verificar que su vendedor posea realmente los títulos y documentos que lo convierten en dueño legal de la propiedad.

Para corroborarlo, la mejor forma de hacerlo es a través del Conservador de Bienes Raíces de la localidad en donde se encuentre el terreno rural. Estos son ministros de fé que se encargan de llevar a cabo el registro de todos los inmuebles del lugar, considerando todo el historial legal que conlleva.

En muchas ocasiones, varios anuncios venden acciones, cuotas o derechos de un sitio, lo que no es suficiente para hacerse acreedor de un terreno.

Pedir al dueño documentación de deudas

Sin embargo, tras comprobar que todo lo conforme a la parcela de agrado esté en regla, hay otro factor que hay que comprobar. Si un terreno tiene deudas o multas asociadas, no será posible inscribirlo en el Registro de Propiedades al momento de comprarlo.

Por esta razón, antes de comprar cualquier lugar, es necesario pedir al vendedor que adjunte la documentación que verifique que no existen hipotecas, gravámenes, interdicciones o prohibiciones asociados a su terreno.

En ciertas ocasiones, en los registros pueden aparecer registros de deuda, pero con fechas mayores a 20 años. Si ese es el caso, es probable que la deuda esté prescrita, por lo que no habría ningún problema.

De igual forma, es mejor asesorarse legalmente con abogados para evitar cualquier tipo de malentendido.

¿Qué sucede luego de comprar una parcela?

Cuando se comprobó que todos los documentos estaban en regla y se procedió a la compra de un terreno agrícola, una de los primeros trámites que hay que realizar es conseguir un Permiso de Edificación con la municipalidad correspondiente.

Esto permitirá realizar la construcción de una vivienda dentro del terreno, siempre y cuando el acceso a agua, luz y alcantarillado esté garantizado.

“El permiso dura 3 años. Durante este tiempo es posible realizar la construcción de dos viviendas como máximo dentro del terreno. Ambas deben completar un máximo de 500 m2 de superficie y pueden ser acompañadas por piscina, quincho, jardines, entre otras muchas posibilidades”, comentan desde Mundo Parcelas.

COMPARTE EL ARTÍCULO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

© 2021 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS MADERO PLATAFORMA DE MEDIOS