La observación y revisión del monitoreo de pozos de extracción de aguas, zonas de pastoreo y las condiciones ecosistémicas serán algunos de los nueve puntos que abarca la visita inspectiva del Primer Tribunal Ambiental a la Compañía Minera Collahuasi y su zona de influencia por la reclamación presentada por la Asociación Indígena Aymara del Salar de Coposa.

La reclamación de la comunidad indígena pretende dar pie atrás a la aprobación, por parte de la Superintendencia de Medio Ambiente, SMA, del Programa de Cumplimiento, PdC, presentado por la empresa minera luego de la formulación de 14 cargos. Del total de cargos que en su momento presentó el organismo fiscalizador a la empresa minera, tres son el sustento de la controversia que hoy es vista por la sala del Primer Tribunal Ambiental y tienen relación con la falta de monitoreo de avifauna en el área del Salar de Coposa, a la implementación de un sistema de monitoreo puntual de caudal de la vertiente Jachucoposa y al descenso del nivel freático (superior) de los pozos ubicados en Coposa Norte por sobre lo previsto en el modelo hidrogeológico. El primero de ellos calificado como falta gravísima y los otros dos como grave.

Ahora, serán el Ministro Hernández junto a un equipo de profesionales científicos y juridicos del tribunal los que inspeccionarán la zona y entregarán los argumentos técnico-científicos que permitan al colegiado dirimir la controversia.