Experto financiero analiza los alcances del alza de tasas del Banco Central y el reciente IPOM de diciembre

Desde la empresa de inversiones XTB Latam identifican que una baja demanda de créditos, impacto en el bolsillo de las personas, y menores expectativas de crecimiento, serían algunos de los efectos más inmediatos, pero con posibilidades de alivio a largo plazo.

La nueva alza de 125 puntos base en la tasa de política monetaria (TPM) que realiza el Banco Central de Chile (BCCh) corresponde nuevamente a la magnitud récord con la que regente ha subido tasas en toda su historia, algo que, a ojos de los expertos, podría resultar preocupante a primera vista. ¿Por qué? El objetivo de las alzas en las tasas de interés es “enfriar” la economía, es decir, disminuir su ritmo de crecimiento y este proceso de enfriamiento se lleva a cabo principalmente a través de una menor liquidez en la economía.

“Una mayor TPM aumenta el costo de fondeo para los bancos, lo que presionará sus márgenes operativos. Por ello, comenzarán a traspasar sus mayores costos al “precio” que cobran por sus productos, los que son los distintos créditos que ofrecen a hogares y empresas. Esto conlleva un encarecimiento del dinero a través de mayores tasas de interés, por lo que disminuirá la demanda por créditos y el gasto e inversión proveniente de estos recursos líquidos”, explica Manuel Ugalde, jefe de Estudios de la empresa de inversiones XTB Latam.

Un segundo efecto negativo en la economía se produciría a través de las menores expectativas de crecimiento y mayores costos de financiamiento, lo que desincentivar nuevos proyectos. “un alza en la tasa de interés parece ser algo realmente negativo que deberíamos evitar a toda costa, como lo hace el Banco de Central de Turquía por mandato de su presidente. Sin embargo, debemos poner las cosas en contexto”, cuenta el experto.

Sobre este punto, Manuel Ugalde asegura que “el objetivo que persigue el BCCh con el ciclo de alzas de tasas, es generar estabilidad de precios. En nuestro país hemos gozado durante bastante tiempo de un ambiente en que los precios se ajustan año a año a niveles razonables, por lo que la inflación no ha sido un tema relevante, salvo en algunos productos más volátiles, pero no a nivel generalizado”.

Por ello, el experto señala que probablemente la inflación sea “el peor enemigo del bolsillo de los ciudadanos”, ya que generaría una pérdida en el poder adquisitivo de nuestros recursos. La inflación es un proceso continuo y veloz, en cambio nuestros ingresos suelen ajustarse de manera esporádica en el mejor de los casos, de ahí la gravedad del asunto y la necesidad de combatir este fenómeno.

En cuanto a la ralentización económica derivada del alza de tasas, es cierto que esto es un efecto negativo, sin embargo, también es necesario poner este aspecto en contexto. “El BCCh no planea reducir el crecimiento económico a cero o terreno negativo, salvo quizás en algunos trimestres, sino que más bien desea llevar el crecimiento más cerca de su nivel tendencial, el cual se ubica entre 3% y 3,5%, aun en terreno positivo”, comenta Ugalde.

Si bien el último dato de crecimiento, correspondiente al tercer trimestre 2021, mostró una expansión de aproximadamente 17% interanual, desde XTB Latam señalan que “no es una magnitud sostenible”. Las razones serían la baja base de comparación del año 2020 y la mayor capacidad de consumo de los hogares debido a factores transitorios.

Al mismo tiempo, un segundo aspecto tranquilizador sería que la TPM neutral que estima el Banco Central se ubica en niveles de 3,5% por lo que cualquier tasa menor a esa se encuentra en terreno expansivo, como lo era la TPM hasta el día martes, y cualquier tasa por sobre ese nivel se encuentra en terreno contractivo. “Esto quiere decir que, a partir de este momento, probablemente veamos alzas en las tasas de interés menos agresivas, en la medida que la inflación se mantenga en torno a las expectativas del BCCh, ya que a partir de este punto se corre el riesgo de ahogar el crecimiento económico”, argumentan desde la empresa de inversiones.

¿Y qué nos muestra el IPOM?

Las cifras de crecimiento para los años 2022 y 2023 parecen preocupantes para el mercado. Sin embargo, aseguran que eran totalmente esperables, debido a que el año 2021 será un año difícil de superar en cuanto a actividad económica debido a que los recursos que obtuvieron los hogares de manera transitoria comenzarán a diluirse y estos deberán ajustar a la baja sus hábitos de consumo. “A pesar de que los crecimientos entre 1,5% y 2,5% para 2022 y entre 0% y 1% para 2023 son claramente más bajos que el crecimiento tendencial, debemos recordar que el crecimiento tendencial está pensado para ser un promedio interanual”, sostiene Manuel Ugalde.

Otro aspecto fundamental del IPOM, y el de mayor preocupación, es la inflación.  El Banco Central espera que el crecimiento de los precios se mantenga en niveles de 7% por algunos meses, e incluso espera que el IPC sin elementos volátiles llegue por sobre 6% durante el primer semestre de 2022, lo que implica que en corto plazo no veríamos alivios para nuestros bolsillos por parte de la inflación, pero si veremos los efectos negativos de las alzas en las tasas.

“Esto no es algo fuera de lo común ya que se ha estudiado que existe un rezago importante entre el periodo en que se tomando las decisiones de política monetaria y el tiempo en que estás comienzan a tener efectos en la economía real. Como punto positivo, el mercado mantiene su credibilidad en el Banco Central y ubica sus expectativas de inflación a dos años levemente por sobre la meta inflacionaria del emisor. Esto significa que el consenso sugiere que el Banco Central será exitoso en su cruzada”, señala el experto.

La exposición del tipo de cambio

Estos dos hitos podrían tener además efectos importantes en dólar peso. Dado que el consenso sugiere que la inflación logrará ser contenida, el alza en las tasas de interés debería tener un efecto apreciativo en nuestra moneda, sin embargo “En este momento, hay dos factores que están jugando en contra del peso chileno: la incertidumbre política y las nuevas restricciones sanitarias en China producto de la aparición de Ómicron, que ha llevado a una abrupta caída en el precio del cobre”, cuenta Ugalde.

Y sobre este punto, agrega: “En la situación actual es probable que el dólar se mantenga sobre los 840 pesos e incluso vaya a probar niveles más altos de 860 si la FED se muestra más hawkish de lo que espera el mercado el día de hoy”.

COMPARTE EL ARTÍCULO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

© 2021 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS MADERO PLATAFORMA DE MEDIOS