España logra que la OTAN incluya las amenazas en el sur como la defensa de Ceuta y Melilla

(Info:Elespanol.com)

El empeño de “meses de trabajo” de España como anfitrión de la Cumbre de la OTAN de la semana que viene ha sido lograr llamar la atención de los aliados a “las amenazas en el flanco sur”.

Según José Manuel Albares y Margarita Robles, “los peligros en África son los mismos que los del este”. El Concepto Estratégico de Madrid recogerá estos aspectos “con toda seguridad”, según afirmó el ministro de Exteriores.

El hecho de que la invasión rusa a Ucrania lleve ya cuatro meses demostrando que “la paz no está garantizada” ha terminado de despejar el terreno.

“La expansión del Ejército ruso en Mali y República Centroafricana está más que constatada”, apuntó la ministra de Defensa. “Y todos los aliados se muestran solidarios con los países del sur, del mismo modo que ven nuestro compromiso duplicando la presencia de militares españoles en la defensa de Ucrania”.

Esas amenazas que vienen desde África, las han definido ambos ministros, en la rueda de prensa que han compartido en Moncloa, como “la presencia militar rusa”, y de mercenarios “como el Grupo Wagner”, la expansión “del terrorismo yihadista, que va de su mano”, y los episodios de guerra híbrida, “en los que se usa la inmigración o el suministro de gas como arma política”.

Por eso, y aunque Albares no ha citado por su nombre ni a Marruecos ni a Argelia, responsables de un asalto a Ceuta hace 13 meses y de amenazas concretas sobre el suministro de gas traducidas en suspensiones del comercio regular en otros sectores, sí que ha aclarado que las ciudades autónomas de Ceuta y de Melilla no tienen nada que temer: “Lo ha dicho siempre la OTAN y lo ha repetido su secretario general, Jens Stoltenberg, hace pocas fechas. La organización defenderá cada centímetro de los territorios de los aliados”.

Entonces, ¿por qué las dudas? El Tratado de Washington, fundacional de la OTAN hace 70 años, señala expresamente la protección de los aliados cuando el ataque tenga lugar en Europa o en América del Norte, lo que dejaría fuera a Ceuta y Melilla, que se ubican en territorio africano. El texto hace salvedades incluyendo a los territorios insulares que se sitúen al norte del Trópico de Cáncer, lo que sí garantiza la protección de las Islas Canarias… pero tampoco incluye a las dos ciudades autónomas, que no son islas.

“Es un debate que no tiene sentido, y que nunca se ha dado”, han aclarado fuentes de Exteriores tras la rueda de prensa. “Forma parte del empeño del PP en debilitar al Gobierno en lugar de colaborar haciendo política de Estado”.

Sin embargo, es cierto que el Gobierno ha tratado en los últimos meses de lograr que hubiera una mención explícita a Ceuta y Melilla, que nunca se ha conseguido. Y que por eso, en realidad, no se ha intentado para esta cumbre. Aunque, nuevamente, la invasión a Ucrania ha arrojado luz sobre esto. El pasado mes de marzo, cuando Pedro Sánchez visitó el cuartel de la OTAN en Letonia, junto al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ya dijo Stoltenberg en dos ocasiones que “la OTAN defenderá cada centímetro de la integridad territorial de sus miembros”.

Entonces, respondía a la amenaza aún visible de que la guerra en Ucrania se extendiera a los países bálticos. “Lo que entra en el Tratado y en el Concepto Estratégico”, explicaba Albares a la prensa, “sirve de disuasión, y hace que los países externos y los enemigos se tienten la ropa”.

Por eso repúblicas tan pequeñas y poco militarizadas como las bálticas no han sido atacadas por Vladímir Putin, porque la OTAN tiene un artículo 5 en su Tratado, y por eso “Ceuta y Melilla están tan defendidas como el resto de centímetros del territorio español”.

En todo caso, otra de las posibles afecciones del nuevo Concepto estratégico, que mira al flanco sur, es la relación de la Alianza en general y de España en particular con Marruecos y Argelia. Rabat es socia estrecha de Washington, y Argel lo es de Moscú.

Ambos países han roto relaciones diplomáticas y comparten un conflicto bélico latente por el Sáhara Occidental. El primero agredió a España en mayo de 2021 con el asalto de 10.000 personas a Ceuta, y el segundo lo ha hecho desde hace dos meses largos, rompiendo el Tratado de Amistad, suspendiendo el comercio e imponiendo un encarecimiento del suministro de gas.

Por eso, en la cumbre habrá dos escenarios concretos para abordar estas tensiones, alimentadas desde el sur por la inmigración irregular pilotada por las mafias, el terrorismo de Al Qaeda y el Dáesh y la expansión militar rusa en la región del Sahel.

“Celebraremos una cena de ministros de Exteriores para tratar específicamente las amenazas del flanco sur, a la que están invitados nuestros socios en la región, Mauritania y Jordania”, explicó Albares. “Y habrá una sesión de jefes de Estado y de Gobierno específica sobre la vecindad sur”.

Fuentes de su departamento explican a este diario que sólo se ha invitado a los mauritanos y a los jordanos “porque son los únicos socios que la OTAN tiene por ahora en el sur, pero esta nueva visión de 360 grados hará que se amplíe ese elenco en próximas ocasiones”. ¿Marruecos será uno de ellos? El Gobierno dice no saberlo, y rechaza contestar si lo desea.

En todo caso, por este asunto político del flanco sur, y por el meramente militar, la Cumbre parece presentarse como un éxito de la diplomacia española y de su acción puramente de Defensa en la OTAN. “El esfuerzo de nuestro despliegue en las fronteras de Ucrania es muy valorado”, relató Robles.

España ha duplicado sus tropas en el cuartel de Letonia, de 300 a 600 efectivos, ya tiene cuatro fragatas patrullando el Mediterráneo y, en este momento, patrulla los cielos de Lituania, el punto más caliente en la relación de Occidente con Putin, por las tensiones con el comercio de la Rusia continental y su enclave de Kaliningrado, en el Báltico.

Aun así, las tensiones internas en el Gobierno no dejaron de ser protagonistas de la rueda de prensa. Sobre el posible boicot de los ministros de Unidas Podemos al evento, Robles se mostró sorprendida. “No están invitados, y nunca lo han estado”, aclaró. “La OTAN es muy estricta y sólo pueden ir a la Cumbre jefes de Estado y de Gobierno y los titulares de Defensa y Extreriores… ¡es como si yo pidiese no ir a una cumbre de la Organización Internacional del Trabajo! ¿Qué sentido tendría?”.

Había más aspectos pendientes de conocer. ¿Cuántas delegaciones están invitadas? Serán 44: los 30 miembros de la Alianza; los seis países de la UE que no están en la OTAN; Mauritania y Jordania, como socios del sur; Australia, Corea del Sur y Japón, como socios del indopacífico, la comisión europea, el Consejo y el Alto Representante de la UE.

La semana se ha ido desarrollando como se podía prever: por un lado, el presidente del Gobierno habló 20 minutos por teléfono con Joe Biden, que le quería agradecer “el esfuerzo de España” por organziar la cumbre; y por el otro, la vicepresidenta segunda dejaba claro que no tenía mayor interés en ser invitada al evento. Después, Pedro Sánchez departió por teléfono con Volodímir Zelenski, y de su lado, Ione Belarra insistía en que ella es “anti OTAN” y mandaba a su número dos del Ministerio a la manifestación contra la cumbre.

COMPARTE EL ARTÍCULO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

© 2021 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS MADERO PLATAFORMA DE MEDIOS