Escoger una buena mochila y cargarla correctamente es fundamental para evitar lesiones a la columna

Los padres de escolares deben considerar varios aspectos a la hora de elegir la mochila correcta para que sus hijos transporten sus materiales, tomando en cuenta que el peso excesivo o un producto de mala calidad pueden provocar daños a la espalda.

Ya llega marzo y se acaban las vacaciones para la gran mayoría de los escolares. Los niños de todo el país vuelven a clases y parte de este proceso se traduce en la compra de los útiles escolares. En este contexto, los padres deben poner atención a la gran cantidad de peso que los niños llevan diariamente. Una mochila adecuada y su correcto uso son fundamentales para evitar molestias y lesiones.

Es importante tener en cuenta que la espalda es una zona en desarrollo y por lo tanto una de las  más sensible a cambios del cuerpo de los niños. Los problemas que se pueden producir debido a las cargas excesivas de peso de las mochilas a nivel de columna, pueden generar alteraciones o desviaciones a nivel de hombros, columna  y caderas. Por eso es importante definir bien qué mochila vamos a utilizar dependiendo de la carga que el niño va a transportar.

En este sentido, Matías Paillalef, kinesiólogo del Hospital del Trabajador ACHS, explica que un niño no debería llevar una carga que exceda el 10% o 15% de su peso. Por ejemplo, si el niño pesa 30 kilos, la  mochila debería pesar 3 a 4 kilos y medio como máximo.

En el mercado hay muchos tipos de mochila, con variados diseños y funciones particulares. El experto afirma que la mochila con carro ayuda desde el punto de vista mecánico al transporte de la carga, ya que las ruedas disminuyen el peso que los niños van a transportar, pero el uso de estas mochilas no se realiza de manera adecuada, porque los niños las arrastran y se pueden producir deformaciones o alteraciones en el hombro y el codo.

Le consultamos por qué no debe haber un exceso de peso en la mochila y qué daños se producen en la columna de un menor.

Por esta razón, el uso de bolsos con un tirante no es recomendable, porque generan peso en un solo lado del cuerpo, lo que puede provocar hipertrofias musculares, desarrollando solo un sector y provocando un desbalance. Además, la columna puede sufrir una desviación lateral, provocando una escoliosis. El profesional también recomienda que, al ordenar la mochila, se deben instalar los elementos más pesados cerca de la espalda y los livianos hacia la parte exterior, colocando por ejemplo primero los libros, luego los cuadernos y  finalmente las libretas.

COMPARTE EL ARTÍCULO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

© 2021 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS MADERO PLATAFORMA DE MEDIOS