Crece preocupación por fenómeno ambiental en la bahía de Mejillones. Varazón de anchovetas genera interes de la comunidad científica.

Desde hace más de dos meses que la bahía de Mejillones es afectada por una varazón de anchovetas, un fenómeno que se dio con intensidad el año pasado, pero que en esta ocasión se ha prolongado en el tiempo.

Todos los días la extensa playa luce en su orilla una impresionante cantidad de pequeños peces, formando una carpeta brillante que se extiende por varios kilómetros.

El doctor en biología y académico de la Universidad de Antofagasta Carlos Guerra explicó que este año se advierte bolsones de anchovetas en toda la bahía. Ahora el fenómeno se ha prolongado mucho más, logrando la atención de una impresionante cantidad de aves.

De los estudios que se están haciendo de los distintos tipos de aves, a cargo de la Universidad de Concepción, dijo que habría un registro de 20 a 25 mil especies.

Pero al explicar a qué se debe que la anchoveta esté dentro de la bahía, surge como hipótesis la existencia de aguas más frías que vienen desde el fondo del mar y que además traen mucho alimento y poco oxígeno.

En otro tema preocupante para el medioambiente es el avistamiento de cazadores furtivos en Taltal. Delito que la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio de la PDI de Antofagasta, se encuentra investigando  en la Quebrada de Matancilla al sur de Paposo.

De acuerdo a lo que se logró establecer en el lugar, se trataría de Yal y Chirihues, aves que se encuentran protegidas por la ley, las cuales son cazadas para su posterior venta.

 

Esta situación se habría provocado a raíz de una denuncia realizada por la agrupación Caminantes del Desierto, quienes al recorrer la zona divisaron a un grupo de personas con jaulas y trampas.

COMPARTE EL ARTÍCULO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

© 2021 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS MADERO PLATAFORMA DE MEDIOS